Cáncer de esófago

Cancer de Esófago
Existen varios subtipos, aunque la mayoría se caracterizan por la presencia de síntomas como disfagia (dificultad para deglutir o tragar), dolor, pérdida de peso, entre otros; y son diagnosticados por medio de biopsia.Los tumores pequeños y localizados por lo general son tratados quirúrgicamente, mientras que los tumores avanzados requieren quimioterapia, radioterapia o una combinación de ambos. El pronóstico, que depende entre otras cosas de la extensión del tumor y de las complicaciones médicas asociadas, generalmente es malo.

Factores que aumentan el riesgo
  • Edad. La mayoría de los pacientes son mayores de 60 años, y la media en EU es de 67
  • Género. Es más común en hombres
  • Herencia. Es más probable en personas que tienen parientes cercanos con cáncer
  • Tanto el tabaquismo como la ingesta de grandes cantidades de alcohol incrementan el riesgo de la aparición de este padecimiento, y juntos incrementan aún más esta probabilidad que cada uno por separado
  • Algunas sustancias dietéticas, como nitrosamina
  • Antecedentes de otros tumores en cráneo o cuello, incluyendo cáncer esofágico.
  • Síndrome de Plummer-Vinson
  • Tilosis y Síndrome de Howel-Evans (engrosamiento hereditario de las plantas de los pies y las palmas de las mano)
  • Radioterapia para otros padecimientos en el mediastino
  • La Enfermedad de reflujo gastroesofágico y el esófago de Barrett incrementan el riesgo de cáncer de esófago, debido a la irritación crónica de la mucosa (el adenocarcinoma es más común en esta condición, mientras que todos los demás factores de riesgo predisponen más para el carcinoma de células escamosas)
  • La obesidad incrementa al cuádruple el riesgo de desarrollar adenocarcinoma
  • La acalasia predispone al desarrollo de cáncer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *